Es previsible

Ayer me daba cuenta de la poca memoria que tenemos como sociedad. Y aunque con esta frase podría hablar de la Argentina en general, me refiero simplemente a la ciudad de Santa Fe y alrededores.

En 2003 estuve de voluntario durante semanas en un Centro de Evacuados en Santo Tomé, donde estábamos desbordados de gente, recibíamos personas de varios puntos distantes, y hasta autoevacuados. Casi no había apoyo ni recursos. También usábamos un sistema que había desarrollado la UNL para cargar listados de personas con el fin de que las familias se reencontraran, porque hasta las comunicaciones eran escasas.

En 2007 entró agua en mi casa. Aunque mi viejo había sido previsor y elevó el terreno más de lo necesario sobre la cota de la calle, el agua pudo más. Habíamos logrado amurallar la casa con bolsas de arena, pero ésta encontró paso por los desagües y se filtró por las napas, literalmente el agua emergía del piso. No hubo forma de parar eso.

Estos breves párrafos, no son ni para subirme a una tarima de ego, ni mucho menos para victimizarme. Simplemente, los presento a modo de legitimación para lo que voy a decir a continuación. Porque, así queda claro que a mí no me la contaron, la viví en primera persona.

Después de las lluvias de los últimos días, escucho una y otra vez comparar éste hecho, principalmente, con la inundación del 2007. Ya que las características son similares en su origen, una lluvia procedente de un fenómeno convectivo. Pero, como siempre, son muy pocas las campanas críticas. Los argumentos se resumen, por un lado la posición oficial dice, “esto no es comparable”. Y la oposición rebate, “esto es igual que lo del 2007”.

En primera instancia no se puede comparar manzanas con peras, aunque ambas sean frutas. Pero, si podemos encontrar variables que habiliten la comparación: ambas tienen cáscara entonces podemos comparar su color o textura, ambas tienen semillas entonces podemos comparar su forma y tamaño, etc. Por lo cual, si establecemos esos puntos de partida de comparación, podremos realizar un análisis. Sino, como de costumbre, será simple opinión o construcción argumentativa.

El Informe de la Comisión Investigadora de la Inundación de 2007 (Decreto H.C.M. N°441/2007), nos ofrece 4 ejes. Que para este breve caso, serán nuestros puntos de comparación.

I- Responsabilidad del Ejecutivo Municipal en la Planificación Urbana y el Ordenamiento Territorial.
Del informe se desprende que Intendente en 2007 incumplió las metas y objetivos que se había “autoimpuesto” luego de la catástrofe del 2003, en lo concerniente a Planificación Urbana y Ordenamiento Territorial.
Las gestiones subsiguientes, desde Barletta al actual Intendente Corral, han cumplido dentro de sus posibilidades presupuestarias con el avance del Plan Director de Obras de Desagüe.
Por lo cual, en una comparación simple. Las dos últimas gestiones del Ejecutivo Municipal se han responsabilizado por atender la Planificación Urbana y el Ordenamiento Territorial.

II- Obras de infraestructura en lo relativo al sistema de desagües pluviales, la capacidad de los reservorios y estaciones de bombeo.
Durante el 2007, el 60% de las bombas de extracción no funcionaba. Sumado a que la capacidad de los reservorios estaba limitada por falta de mantenimiento, al igual que los canales de desagüe que lleva el excedente pluviométrico hasta ellos. Y aunque las obras son siempre de altos costes, no se atendió al mantenimiento de los sistemas, lo cual conllevaba un costo mínimo y estaba contemplado en el presupuesto municipal de entonces.
En la actualidad los sistemas de extracción se encuentran trabajando al 100% y con personal de vigilancia constante. No sé, si el estado de los reservorios era el óptimo, pero si han funcionado los canales existentes de desagüe. Sin desconocer que aún falta inversión en la zona norte de la ciudad para completar las obras de desagüe, hecho que no es negado por el Ejecutivo. Y que es congruente con el sostenimiento del anegamiento de dicha zona.

III- Plan de Contingencia.
Durante el 2007 solo existía un documento de trabajo o borrador, escasamente discutido y consensuado. Incluso, menos conocido por los ciudadanos y sus organizaciones.
En la actualidad, el Plan de Contigencia puede no ser conocido por la gran mayoría de los ciudadanos. Pero, si lo es por los diferentes organismos del gobierno municipal y provincial, lo que contribuye a una mejor coordinación de los recursos. Y si lo es, por los vecinos que viven en lugares regularmente inundables. Ya que ante la emergencia, la evacuación se realizó hacia puntos previamente asignados a la emergencia.

IV- Condiciones del manejo de la crisis.
Al no existir en 2007 un Plan de Contingencias, la evacuación, la apertura de Centros de Evacuados, la asistencia a los evacuados, la intervención en las zonas críticas fue desordenada y desorganizada. Esto sumado a la solidaridad de la gente que se hacía presente para ayudar por la falta de reacción del municipio, al punto que el Gobierno provincial tuvo que asumir el manejo de la crisis de la ciudad.
En la actualidad, pude presenciar una coordinación y presencia mucho mayor. El polideportivo de la Tablada en donde dos amigos prestan su servicio, no imitaba ni por casualidad el caos de los Centros de 2007. Había tranquilidad, contención, y dispositivos de seguridad y respuesta. Al punto, que no fue necesaria la presencia de Organizaciones de la Sociedad Civil con voluntarios o recursos. No había necesidad de estar allí.

Con el repaso simple de estos ejes, podemos decir que la posición oficial se equivoca, la inundación del 2007 y el evento climático de hace unos días “si son comparables”, pero también lo hace la oposición, ambos eventos “no son iguales”.

Afortunadamente, mucho se ha avanzado desde el 2007 a la fecha. Sin duda queda mucho por hacer. Principalmente los desagües del norte. Pero, lo actuado merece ser reconocido.
Aunque, también hay que refutar algunos hechos. Ante la posición provincial y municipal de que es un evento imprevisible, que dada sus características en solo un par de días se registra la mitad del promedio anual de precipitaciones en la ciudad. Vuelvo a la introducción del Informe de la Comisión Investigadora de la Inundación de 2007 y cito:

“Desde el punto vista geomorfológico expresado por la posición relativa en relación a los sistemas del Río Salado y Paraná, asociados a los aspectos pluviales y freáticos, a la ciudad de Santa Fe se la puede considerar como una de las ciudades del mundo que presenta mayor criticidad hídrica”. Esta frase está contenida en el primer informe que el PROCIFE (Programa Interinstitucional ante la Emergencia) elevara al Municipio santafesino en el año 2005. (Informe de la Comisión Investigadora de la Inundación de 2007, Julio 2007)

El informe especifica que fue un “fenómeno convectivo estacionario” que depositó una gran cantidad de agua en la zona. Pero, que esos fenómenos climáticos convectivos que descargan entre 300mm y 500mm en unos días en una determinada zona, comienzan a tener recurrencia periódica desde hace dos décadas. Estos fenómenos se están registrando entre una o dos veces al año, lo que es impreciso es la zona en donde se registrará. Por lo tanto, es un fenómeno extraordinario, pero previsible.

Es cierto que en 2007 llovieron 400mm, pero con 150mm, ya teníamos miles de autoevacuados y un centenar de zonas anegadas. Por lo que la ciudad no estaba preparada para 400mm, pero tampoco para 150mm.

Lo que también es cierto es que actualmente, aún la ciudad no está preparada para resistir grandes volúmenes de agua. Si, puede procesarlos más rápidamente. Pero, un fenómeno que se comienza a presentar como periódico debe ser atendido en una estrategia aún más profunda. La finalización de los desagües del norte de la ciudad ayudarán al proceso de extracción del agua para no crear zonas anegadas. Pero, no solucionará la acumulación de agua al recibir tal volumen de precipitación. La ciudad seguirá sin estar preparada para estas nuevas recurrencias.

Con esto no niego el dolor de quien tiene 30cm o más de agua en sus casas, a esta persona no le importa lo que aquí escriba. Pero también habría que ser capaz de que la persona que tuvo antes 2 metros de agua, y hoy no se ha inundado, tiene que entender que no ha sido por casualidad. Sino que es el desenlace de años de trabajo e inversión, que aún continúa.

Hay que reconocer que se ha avanzado. Falta,  eso nadie lo discute, es más, se sabe con certeza lo que falta y hacia allá se dirigen las acciones. Otras obras son necesarias.

 

* Artículo publicado en el portal de noticias online Diario Uno Santa Fe, el Viernes 6 de marzo de 2015.-

** Link: http://www.unosantafe.com.ar/santafe/contenidos20150306noticia0046.html-20150306-0046.html

The following two tabs change content below.